Comienza la década del impulso de las energías renovables para la transformación energética global.

“Hemos entrado en la década de la acción de las energías renovables, un período en el que el sistema energético se transformará a una velocidad incomparable”.

“Para garantizar que esto suceda, debemos abordar urgentemente la necesidad de políticas habilitadoras más fuertes y un aumento significativo de la inversión en los próximos 10 años”.

La caída de los costes tecnológicos es uno de los aspectos que contribuye al impulso del sector de las renovables. Los datos que poseemos revelan que los costes de la energía solar fotovoltaica se han reducido casi un 90% en los últimos 10 años, y que los precios de las turbinas eólicas en tierra han caído a la mitad durante ese mismo período.

Se puede asegurar que, para finales de esta década, las dos tecnologías podrían cubrir más de un tercio de las necesidades mundiales de energía, con 2.840 GW de capacidad global instalada de energía solar y 2.015 GW de energía eólica terrestre.

Así que con el comienzo de una década en la que el mundo debe alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por las Naciones Unidas y adoptar un camino de energía climáticamente segura, se reconoce que las energías renovables desempeñarán un papel central en el logro de varios objetivos, entre ellos el del acceso a la energía.